En esta no me cogen más… qué frío!

Estándar

Eran poco antes de las ocho de la mañana cuando me desperté. A pesar de que mis tres alarmas aún tenían que sonar unos minutos después, me levanté antes de que lo hicieran. Me encontraba bien, no tenía sueño a pesar de dormir no mucho más de seis horas y media.

Desayuno con calma y acabo de preparar la comida del mediodía (Arroz con semillas de lino; fácil y sencillo) antes de coger rumbo a Navia (Asturias), eso sí, no sin hacer antes unas paradas para darnos un “chute extra” de cafeína.

Ya entrando en Navia, ese gusanillo al que podemos definirlo como una mezcla entre nervios e inquietud, estaba empezando a adentrarse en mí, pero todo dentro de lo normal, hasta que después de comer nos dicen que a pesar de ser un descenso de la ría, en esta ocasión, desafortunadamente, lo podríamos llamar “medio ascenso” ya que la marea estaba en pleamar y por si esto no fuese poco, se estimaba que el agua iba a estar un “poquito” fría, sobre los 16ºC.

Durante la travesía, todo aparentaba bien, el primer kilómetro iba cómodo a pesar de llevar una frecuencia, que para mí, venía siendo alegre para esos 5 Km. A partir de aquí, la incertidumbre de no ver la siguiente boya al igual que de no tener referencias visuales de hacia donde debía dirigirme o de no ver la próxima boya, provocó que me desorientara un par de veces.

Fui de grupo en grupo hasta que llegados a la segunda parte de la travesía encontré un grupo de dos nadadores, uno de ellos de gorro NARANJA, me acordaré de él porque hizo que forzara un poco más el ritmo hasta la meta además de ser un apoyo psicológico.

A pesar de haberme untado por todo el cuerpo con vaselina con el fin de no pasar frío, esto no fue así. Puedo decir abiertamente que lo pasé fatal a partir del tercer kilómetro. Tenía mucho frío, MUCHO. Intenté nadar a mariposa con el fin de entrar en calor, pero mis cansados brazos no lo permitieron, entonces, para subir algo las pulsaciones, nadé a braza, pero con el ritmo controlado para que no se me escapara mi compañero del gorro naranja. Sin embargo, el frío seguía estando presente.

No puedo negar que un pequeño diablo se me coló en la cabeza diciéndome que podía abandonar cuando quisiera, pero quienes me conocen, saben que soy muy cabezón con las cosas que me propongo, y esta era una de ellas. Tengo que admitir que en ciertos tramos solo pensaba en el chocolate caliente que a veces me tomaba al salir de entrenar en el río y que en esta ocasión no iba a ser menos.

Para mí sorpresa, ¿a que no sabéis que daban a los “finishers” al llegar a meta?  Un chocolate caliente, bueno, yo me tome cuatro por lo menos y aun así debí estar sin exagerar más de media hora tiritando de frio.

En esta no me cogen más, pensé varias veces antes y después de llegar a meta…pero ahora, ya entrado en calor, ¿Cuánto falta para #RiaNavia2017?

Puesto 197 de 240 C.N. PORTAMIÑÁ LUGO
Puesto Sexo 197 de 240 HOMBRE
Puesto Categoría 23 de 24 ABSOLUTA MASCULINA
Tiempo Oficial 01:23:56
Ritmo

01:41 / 100m

Joselu González.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s